¿Qué es el after-care y por qué necesitas aplicarlo después del sexo?

En el BDSM existe la práctica post-sexo llamada “after-care” – “cuidados posteriores”, en castellano–.

Se trata de compartir momentos íntimos después de una sesión de bondage, dominación, sumisión o sadomasoquismo a través de caricias, besos, un baño juntos e inclusive pedir un take-away o delivery. Y es tan importante el after-care para prevenir que la práctica sexual se convierta en crueldad que interrumpe los derechos sexuales de las personas implicadas. 

En los últimos años, algunos sexólogos y especialistas en la salud sexual se han dado cuenta que la práctica de after-care es altamente recomendable independientemente de ser prácticas secuales vainilla o de BDSM. De esta manera, cada participante se asegura que todos estén bien y tengan cuidados después del sexo, en especial si ayuda a prevenir sentimientos dolorosos como la disforia postsexual –o sentirse muy triste después del sexo–. 


❗️DATO CLAVE: El after-care permite que cada participante se asegure que todos estén bien y tengan cuidados después del sexo.


¿Por qué se recomienda el after-care? 

Durante el sexo, nuestro cuerpo libera una serie de neurotransmisores como la oxitocina, dopamina y prolactina. Estos neurotransmisores ayudan a regular cómo el cuerpo responde a la práctica sexual –antes, durante y después–, por lo que hay ocasiones que las sensaciones post sexo pueden variar: a veces se siente una conexión significativa con la pareja sexual; otras, vulnerabilidad y tristeza. Todo esto depende de los neurotransmisores de nuestro cuerpo y de cómo nos sentimos con esa pareja sexual o sexoafectiva. 

De hecho, un modelo de salud sexual basado en el placer reconoce que los cuidados posteriores a la práctica sexual es una manera de continuar el placer y la intimidad. Hay casos en que la espontánea desconexión después de una conexión sexual puede desarrollar casos severos de disforia postsexual. 

Más información: ¿Cómo estimular a un clítoris?  (Recomendaciones de Clímax Club)

LGBT


? PRODUCTO RECOMENDADO: Aceite masaje con efecto calor para esas caricias pre y post-sexuales


¿Cómo practicar un after-care sexual?

Antes de practicar cualquier tipo de after-care, la clave es el consentimiento con la pareja sexual o sexoafectiva. Una idea es preguntarle a la persona qué le gustaría hacer o cómo se siente después del sexo. Muchas personas prefieren:

  •  sentir la cercanía del cuerpo a través de los abrazos;
  •  platicar mientras están acostados;
  • tener una taza de té;
  • o inclusive pedir pizza.

 

Cualquier estrategia es buena siempre y cuando ambos estén de acuerdo y motivados en realizarlo. Con esto queremos decir que no existe una única manera de practicar el after-care – todo depende de la creatividad y las necesidades de los participantes de la práctica. 


? CONSEJO VIBRACIONS:  

Planificar el after-care con anticipación puede ser igual de significativo y placentero que la misma práctica sexual 😉


 

Autora de la nota: @maria.jose.ca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =