eyaculacion precoz

Eyaculación precoz, ¿qué es y cuáles son sus causas?

Nuestros lectores podrían sorprenderse al enterarse de que entre las búsquedas más frecuentes de la gente en internet se trata sobre la eyaculación precoz. 

Se trata de una de las causas más frecuentes de visitas al sexólogo, urólogo y especialistas en sexualidad–. Es más, las dos preguntas que más se realizan en las plataformas de búsquedas son: ¿qué es la eyaculación precoz y cómo puedo hacer para durar más?

¿Qué es la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz se definió como trastorno que afectaba la salud sexual de las personas en 1887 por Gross. Su afluencia de estudio fue principalmente en clases sociales altas, sin embargo actualmente se sabe que al menos 43% de los españoles padecen de eyaculación precoz según el Estudio Demográfico sobre la Eyaculación Precoz (DEEP, 2009) por la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva. 

En su libro Manual de sexología y terapia sexual (2010), Francisco Cabello explica que existen dos tipos de criterio para definir la eyaculación precoz:  por un lado, según el número de empujes intravaginales o movimientos de frotación; y por otro lado, según los términos temporales que oscilan entre uno y siete minutos. La realidad es que, de acuerdo con los especialistas, la eyaculación precoz es un trastorno en medida que afecte a uno o a los implicados dentro de la práctica sexual. De modo que, la eyaculación precoz se define como: 

“La incapacidad de controlar la aparición de la eyaculación durante el tiempo necesario para que ambos participantes disfruten de la relación.” (CIE-10)

Descubre más: ¿Cómo usar un estimulador prostático?

¿Qué causa la eyaculación precoz?

De acuerdo con los estudios basados en evidencia científica que se han realizado respecto a la eyaculación precoz, este trastorno puede estar relacionado con tres principales causas: 

Aspectos orgánicas

Existen muchas hipótesis (sin contrastar) al respecto de la eyaculación precoz, entre las cuales se encuentran: 

    • Aspectos genéticos o hereditarios. Según Assalian (2004), existe un 90% de incidencia familiar; pero según Jern y colaboradores (200), estudiando a gemelos, sólo atribuyen un 28% de la incidencia. 
    • Aspectos neurológicos.
      • Por excitabilidad y sensibilidad. La eyaculación precoz puede estar relacionada con la aparente incapacidad para distinguir su propio nivel de excitación y las sensaciones premonitorias que le acompañan. En especial en casos de eyaculadores anteportam (personas que eyaculan antes incluso de penetrar) o quienes no pueden realizar más de uno o dos empujes intravaginales. 
      • Por aspectos electrofisiológicos. Se sospecha que el origen de la eyaculación precoz pueda estar en la existencia de un reflejo bulvocavernoso hiperexcitable o en el bajo umbral sensorial del nervio dorsal del pene. 
      • Por aspectos por receptores serotoninérgicos. Según Waldinger y colaboradores (1998), la eyaculación precoz se debe a una hipersensibilidad de los receptores 5-HT o una hiposensibilidad de los receptores 5-HT. 
    • Alteraciones prostáticas. Es decir, derivado por agentes irritantes cervicouretrales y prostáticos que acortan la latencia eyaculatoria. De hecho, se ha postulado que el 64% de quienes padecen eyaculación precoz tienen una inflamación prostática; de los cuales 52% una prostatitis bacteriana y 12% una prostatitis no bacteriana. 
    • Hormonas. Se ha mostrado que la eyaculación puede ser más rápida cuando hay pocos niveles de magnesio en el semen. 
    • Fármacos. Se ha encontrado que existe una relación entre medicamentos como ciproheptadina, trifluoperazina, pseudoefedrina, yohimbina, entre otros ansiolíticos y antipsicóticos. Así también con la retirada abrupta de opiáceos. 

Descubre más: ¿Cuántos tipos de anillas existen?

Aspectos psicológicos 

Es importante mencionar que si bien existen factores y aspectos biológicos que influyen sin lugar a dudas en la incidencia de la eyaculación precoz, también hay que considerar el aspecto psicosocial. Recordemos que todo aspecto de las sexualidades humanas implican factores biopsicosociales. 

Por ello es importante comenzar con identificar que entre los aspectos psicológicos que más pueden influenciar en la incidencia de la eyaculación precoz es la educación. Considerando que gran parte de nuestra educación sexual viene de un porno mainstream, en donde la duración de una erección es un mito que lo encubre horas y horas de grabación, el pánico de “no durar tanto como en las pelis” puede ocasionar efectivamente algunas crisis de eyaculación precoz. 

Ahora, según Masters y Johnson (1970), entre los factores que pueden influir en la incidencia de la eyaculación precoz se encuentran: “los que se masturban tranquilamente con fantasías, recreándose y haciendo pausas, tienen mejor respuesta eyaculatoria en pareja que quienes se masturban con fotos y de forma compulsiva con el fin de liberarse de una tensión.” (p. 209) Esto, según Metz y Prior (2000), tiene una correlación con las habilidades para regular la ansiedad y el desconocimiento fisiológico sexual o sensual específico que impide controlar la eyaculación. 

Con esto queremos decir que la experiencia es completamente diferente cuando la atención se centra en la excitación y la satisfacción durante la práctica sexual, que cuando se está “preocupado por el control del orgasmo, ansiosos ante un posible fracaso y con pensamientos relacionados con el mantenimiento de la erección” (p. 210). Por lo que antes que la cantidad, la calidad de la experiencia eroticofestiva influye muchísimo en el control de la eyaculación. En palabras de Caballo: 

La calidad también influye, la experiencia clínica dicta que cuando el control eyaculatorio es pobre, el paciente dedica menos tiempo a juegos eróticos, da menos rienda a las fantasías y tiene unas relaciones muy monótonas. En suma, la frustración subsiguiente a un coito involuntariamente rápido hace que el paciente evite en lo posible las relaciones, por lo que la frecuencia disminuye y, como cree que la eyaculación se produce por exceso de excitabilidad, reduce los juegos eróticos. Al disminuir el tiempo de juegos, el paciente no adopta el hábito de relajarse y disfrutar del contacto en general, centrando toda la respuesta en los genitales. 

Descubre más: ¿Cómo tratar una disfunción eréctil?

¿Cuáles son los tratamientos relacionados con la eyaculación precoz? 

 

En caso de que la eyaculación precoz posea un bagaje más hormonal o por cuestiones de medicamentos, es importante considerar terapia farmacológica. Sin embargo, la calidad de las prácticas sexuales puede mejorar a través de: 

  • Educación sexual basada en garantizar la salud sexual de la persona; logrando distinguir entre la erotización sensual y la erotización genital. 
  • Ejercicios de focalización sensorial, para aprender a centralizar la atención en las propias sensaciones –y no en las de la pareja–.
  • Identificar qué es y cómo se siente el reflejo eyaculatorio para hacer uso de la técnica de “Stop/Star”
  • En caso de ser necesario, sesiones de fisioterapia para estimular y fortalecer al suelo pélvico a través de electroestimulación y biorretroalimentación. 

 

Para poder mejorar la calidad de las prácticas sexuales y la percepción sobre este malestar, es indispensable visitar a un sexólogo de confianza y con experiencia en casos de eyaculación precoz

Descubre más: Alimentos para mejorar el sabor del semen y flujo vaginal

¿Tienes dudas o comentarios? Escríbenos a: info@vibracions.com 

Imagen principal: Lo que no sabe Grey

Autora de la nota: @maria.jose.ca
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − nueve =