Dolor en la penetración, ¿qué hacer?

Los principales síntomas de la dispareunia son el dolor, ardor y picor durante la penetración.

La dispareunia es el dolor, ardor o picor durante la penetración vaginal –ya sea como práctica sexual o parte de la higiene íntima a la hora de introducir una copa menstrual–. Hay ocasiones en que inclusive el dolor persiste aún horas después de la penetración. Es algo bastante incómodo, doloroso y muchas veces afecta en nuestro autoconcepto y autoestima. Sin embargo, ¿por qué y qué se puede hacer cuando se sufre de dispareunia? 

 

Síntomas de la dispareunia

 

Los principales síntomas de la dispareunia son el dolor, ardor y picor durante la penetración. Este fenómeno puede ser durante el coito (o sexo con penetración), el uso de productos sanitarios menstruales como los tampones o la copa menstrual, etcétera. El dolor o ardor puede ser puntual en el momento o durar horas después de haber pasado por la penetración. 


❗️DATO CLAVE: Los principales síntomas de la dispareunia son el dolor, ardor y picor durante y después la penetración.


Causas de la dispareunia

Es importante señalar que la dispareunia es un fenómeno multifactorial – es decir, que pueden existir muchos factores que causan el malestar. Entre ellos se encuentran principalmente: 

Factores físicos

  • Discordancia en los genitales. Es decir, aceptar que no congenian los genitales –pene y vagina– a la hora de la penetración. Puede ser que el pene esté más grueso o largo de la capacidad vaginal para expandirse en ese momento. 
  • Ausencia de lubricación. Cuando la vagina no está debidamente lubricada, cualquier objeto que se introduzca en ella va a provocar dolor, ardor o picor. E inclusive este malestar puede durar horas. 
  • Afectaciones en el suelo pélvico. Muchas ocasiones, el suelo pélvico está hipotónico (debilitado) o hipertónico (contracturado), lo que ocasiona que cuando se introduzca algo a la vagina sea doloroso. Descubre más sobre qué es la hipotonía e hipertonía del suelo pélvico. ****
  • Han pasado por una cirugía en la zona pélvica que puede estar en proceso de recuperación o tuvo una mala recuperación, afectando la estabilidad del suelo pélvico. Esto puede incluir una cesárea, un parto o una cirugía abdominal. 
  • Se tiene una infección, inflamación o un trastorno en la vulva o vagina. Puede ser también por una infección urinaria. 
  • Vaginismo. Se trata de un desorden sexual en donde la musculatura vaginal tiene espasmos involuntarios que cierran el canal, volviendo difícil y doloroso el paso de cualquier objeto en la vagina. 
  • Ciertos tratamientos médicos para casos de cáncer, como la radiación y la quimioterapia. 

 

Factores psicológicos y emocionales

 

  •  Pasar por momentos de estrés, ansiedad, depresión o algún malestar emocional. De hecho, dosis elevadas de estrés durante una larga temporada puede alterar la sexualidad en términos de deseo, lubricación y desórdenes como vaginismo y dispareunia. 
  • Algún evento traumático como un abuso sexual
  • Cero motivación erótica-festiva en la práctica sexual, enfocando toda la atención en el coito o práctica sexual con penetración. 

 

dispareunia | blog de vibracions

Factores sociales

 

  • Serie de opresiones –como la gordofobia, clase social, raza o alguna fobia relacionada con la identidad u orientación sexual– que influyen en la presencia de estrés y malestar cotidiano.
  • Educación sexual basada en la culpa o vergüenza. 
  • El vínculo con la pareja sexual o sexoafectiva se encuentra en momentos de estrés, malestar o disgustos debido a discusiones, abuso o violencia. 
  • El momento o espacio físico de la práctica sexual es sumamente incómodo o peligroso. 

 


? BONUS: ¿Qué es el after-care y por qué necesitas aplicarlo después del sexo?


 

¿Qué hacer si tengo dispareunia?

 

El dolor de la penetración es multifactorial, por lo que es importante contemplar cada uno de estos aspectos – especialmente si se trata de un aspecto físico. De hecho, en caso de tener un antecedente físico o fisiológico, te recomendamos asistir con una sexóloga o fisioterapeuta especialista en trastornos del suelo pélvico. Si, por el otro lado, se trata de un aspecto más emocional o psicológico, es altamente recomendable hacer visita a una psicóloga especializada en trauma psicológico con perspectiva de género.

Por otro lado, existen algunas opciones que pueden ayudar a disfrutar de una sexualidad plena libre de dolor: 

  • Lubricante. Mucho lubricante con base en agua. 
  • Descoitar o procurar no enfocarlo todo en la penetración, sino en la estimulación de los genitales y la piel sin necesidad de penetrar la vagina. Ideas: sexo oral, caricias, besos, rasguños en la espalda, nalgadas, etcétera. 
  • Descubrir qué te gusta a través de la autoerotización o la masturbación. 
  • Comunicación con la pareja sexual (sexo casual) o sexoafectiva (pareja estable) sobre qué y qué no gusta en el sexo. 
  • Darse un respiro cuando el dolor o la incomodidad es significativa, tomar una pausa y fomentar otras prácticas after-care –como caricias, besos, abrazos e inclusive prepararse un tesito para estar acurrucados–. 

 

Si sufres de dispareunia, puedes escribirnos a: info@vibracions.com para recomendarte a alguien de confianza y profesionalidad. El sexo no tiene que doler y si duele, amiga, ahí no es. 


? CONSEJO VIBRACIONS:  

Visitar a especialistas en salud mental y emocional, así como especialistas en salud pélvica podrán ayudar a trabajar la dispareunia y recuperar la vida sexual.


 

Autora de la nota: @mj.castaneda.aguirre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + doce =