¿Cómo hacer una ducha anal?

Las lavativas anales, enemas anales o duchas anales son prácticas de higiene que se recomiendan realizar previo al sexo anal.

Sin embargo, suelen surgir una larga lista de dudas sobre cómo hacerlas, si es recomendable comentárselo a la pareja (para hacerlo juntos) o inclusive si es sano hacerlo. Estas preguntas pueden surgir especialmente cuando apenas se está descubriendo las sensaciones placenteras del sexo anal. 



Ya lo decía Rahim, el novio en turno de Eric Effiong en la segunda temporada de Sex Education (2019), dando una cátedra accesible y sencilla sobre cómo hacer una lavativa anal previa del sexo anal. Especialmente al ser la primera vez que se realiza, agravado con la vergüenza del desconocimiento

¿Qué dicen los doctores de la ducha anal?

Para Dr. Stephen Goldstone, profesor clínico de cirugía adjunto del hospital Mount Sinai y especialista en enfermedades ano-rectales y salud de hombres homosexuales, asegura que hacer enemas anal de manera taaaaaan frecuente o con una bomba tan potentes podría llegar a ser perjudicial

Las heces se alojan en el colon sigmoide, la parte del intestino grueso más cercana al recto y el ano. La musculatura del suelo pélvico permite contener las heces de manera voluntaria, evitando que la materia fecal llegue al recto y eventualmente al ano. De modo que cuando se hace un enema anal sin previo conocimiento, la fuerza de la bomba puede provocar que el agua llegue hasta el colon sigmoide.  Esto podría traer graves consecuencias a largo plazo. Desde estreñimiento hasta el daño de los esfínteres y movimientos intestinales. 

¿Cómo hacer una lavativa anal?

De acuerdo con el Dr. Stephen Goldstone, “la gente tiende a apretar mucho la perilla y a meterse el agua a toda presión”. Por ello sólo hace falta limpiar unos pocos centímetros, sin necesidad de que el agua llegue a todo el intestino. De modo que se pueda hacer una lavativa anal o una ducha anal usando la perilla para ducha anal reutilizable poniéndose en cunclillas, apretando la perilla con agua dentro con suavidad, apretando la musculatura anal para mantener el agua dentro y, finalmente, soltar el agua y el resto de materia fecal. Otra recomendación que se suele plantear al respecto es ajustar una dieta con un aporte extra de fibra.  

Pero primero lo primero, si tu pareja te plantea tener sexo anal, necesitas leer el artículo Mi primera vez, sexo anal que escribimos para ti. Ahí procuramos responder una serie de dudas que surgen cuando nos planteamos la opción del sexo anal. En caso de tener más dudas, escríbenos a: info@vibracions.com

Imagen principal: Sex Education (2019), Netflix
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 − 1 =