squirting vibracions

¿Cómo conseguir un squirt a solas?

En los últimos años, el squirt o squirting se popularizó alrededor del mundo. Casi toda persona con vulva quería conseguir tener un squirting –como esas actrices del porno a las que les sale chorros y chorros de líquido al tener un orgasmo explosivo. 

La realidad es que cuando esto empezó a popularizarse, se creía que algunas personas con vulva sí podían tener un squirt y otras no. Después, conforme las investigaciones continuaron, la data científica de la sexología confirmó que el squirting es posible sin importar el sexo o el género –ya que el squirt se define como “la expulsión de un líquido transparente e inoloro por medio de la uretra”. Y a diferencia de lo que aparece en las películas eróticas o el porno mainstream, el squirting no es ni tan frecuente ni tan fácil de conseguir.  

Transformando el mito del Squirting

Entre uno de los mitos que rodean al squirting es que está directamente vinculado con un orgasmo –explosivo–. Y a diferencia de la eyaculación vaginal, el squirting es emitido por la uretra y posee restos de urea, ácido úrico y creatinina. De modo que se concluye que el squirting es orina diluida que proviene de la vejiga y se expulsa a causa de la relajación muscular de la zona. 

Para descubrir más sobre la eyaculación femenina, dale click aquí.

¿Cómo se consigue el squirting?

Como hemos comentado en el artículo ¿Qué es el famoso squirting?, la clave para conseguir un squirting es poder estimular durante un largo periodo de tiempo o con mucha velocidad dos zonas: la zona G –también considerada la parte interna y trasera del clítoris– y el capuchón del clítoris

Es indispensable, antes que nada, asegurarse de que la vejiga esté vacía para no sólo evitar la incómoda sensación de querer orinar en plena estimulación, también dejarse llevar (porque se sabrá que no se trata de orina). Esto facilitará la relajación y, sin lugar a dudas, la excitación. 

Descubre más sobre qué es y cómo garantizar una excitación de 100

Ya sea con un baño en la ducha, música, un vino, incienso y frutita –o chocolate–, o unas sábanas limpias y completamente desnude, la relajación y estimulación de cada sensación corporal podrá fácilmente llevar a la excitación. El siguiente paso es… Fantasear y estimular con algún lubricante con base en agua de un aroma que invite a la comodidad. 

Para que, una vez que el deseo y la excitación estén presentes, es momento de acariciar los labios externos e internos… Y poco a poco, a un ritmo muy propio, llegar al clítoris y luego a la entrada vaginal con los dedos de en medio y anular. Mientras se estimula la zona G –la zona interna– con los dedos, con la parte interna de la mano se puede estimular el clítoris. Aumenta o disminuye velocidad, añade algún vibrador doble –como el vibrador punto G Que el ritmo no pare, especializado en este proceso–. Haz lo que te venga en gana que, aquí, el tema es el placer. 

Consigue un squirting con el juguete erótico masajeador cónico Lelo Sona.

Con un squirt no conseguirás un orgasmo más intenso

Es importante comprender que, por un lado, no siempre se consigue un squirting a la primera y, por el otro lado, un squirting no significa que se disfrutará más de un orgasmo o que el orgasmo será forzosamente placentero. El foco de atención siempre debe estar puesto sobre el placer. 

Para más dudas, escríbenos a: info@vibracions.com

Autora de la nota: @maria.jose.ca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =