aceite de pompeya

Aceite de Pompeya, tu mejor aliado contra la Candidiasis

La Candidiasis vaginal es algo que toda vagina ha tenido que sufrir en algún momento de su vida.

Se trata de la candida albicans, un tipo común de hongo que a menudo se encuentra en muy pequeñas cantidades en la vagina, boca, tubo digestivo y piel. En caso de que se altere su equilibrio y aumenta en cantidad, puede llevar a una serie de síntomas MUY incómodos. 

Síntomas de la Candidiasis

 

Entre los principales síntomas de la Candidiasis, se encuentran: 

  • Flujo vaginal anormal que puede parecerse a requesón –secreción blanca ligeramente acuosa y un flujo blanco espeso y abundante–. Olor fuerte e intenso. Ojo, es importante no confundir con el flujo vaginal en la fase lútea.  
  • Ardor y picazón en los labios de la vulva y la entrada vaginal.
  • Prácticas sexuales dolorosas. 
  • Duele hacer pipí. 
  • La vulva suele enrojecerse e inflamarse. 

La población con mayor riesgo a sufrir Candidiasis

Si bien es verdad que una infección por hongos, como la Candidiasis, puede suceder por diversas causas. Como por ejemplo, el uso prolongado de ropa interior sintética después de haber sudado mucho. La data científica ha relacionado la frecuencia de sufrir Candidiasis y factores como: 

  • El uso de antibióticos para tratar otro tipo de infecciones. 
  • Embarazo
  • Obesidad
  • Diabetes

Es importante señalar que la frecuencia de sufrir Candidiasis puede ser también un signo de otros problemas de salud. Ante esta situación, se recomienda visitar a tu ginecóloga de cabecera. 

Cómo proteger el flujo vaginal de la Candidiasis

Diversos médicos y especialistas en salud sexual consideran que una herramienta de apoyo para proteger a la vagina de una alteración fúngica es el Aceite de Pompeya

Gracias a su composición natural, el Aceite de Pompeya ayuda a proteger a la vagina de hongos como la Candida y estimula la lubricación natural para combatir la resequedad vaginal. Se trata de una mezcla de plantas medicinales que ayudan a regenerar tejidos lastimados por infecciones o condiciones cutáneas. 

Entre las plantas medicinales que contiene el Aceite de Pompeya se encuentran: 

  • Caléndula
  • Manzanilla
  • Germen de trigo
  • Melocoton
  • Aguacate
  • Castaño de indias
  • Damasco 
  • Aceite de árbol 
  • Hamamelis 

El resultado es una mezcla de aroma dulce que inclusive puede fungir como lubricante orgánico para humectar todo el cuerpo –incluyendo la vagina–. Además que al poseer sólo ingredientes naturales, es un aceite regenerador libre de parabenos y químicos tóxicos. 

Beneficios del Aceite de Pompeya

Su base son plantas medicinales que ayudan a humectar la piel, lo cual le permite: 

  • sanar heridas o quemaduras, 
  • disminuir la incidencia de alergias, irritaciones e infecciones, 
  • ayuda a estimular la lubricación natural frente a resequedad vaginal, 
  • es una herramienta terapéutica de apoyo frente a infecciones por Candida. 

De hecho, especialistas en salud sexual aconsejan utilizar el Aceite de Pompeya en caso de irritaciones o sequedad facial, las heridas o erupciones por depilación de pubis, e inclusive por el malestar derivado al uso de productos sanitarios desechables como tampones o compresas. 

Esto se debe a que el aceite de Pompeya promueve el lubricante de manera orgánica y natural. 

¿Cuándo usar el Aceite de Pompeya? 

Los especialistas en la salud sexual recomiendan el uso del aceite de Pompeya antes y después de cualquier práctica sexual, ya que posee propiedades antisépticas, fungicidas y curativas. Esto es para prevenir infecciones urinarias, hemorroides, fisuras anales, malos olores e infecciones vaginales como Candidiasis. 

De hecho, el aceite de Pompeya ayuda a equilibrar la flora vaginal que pudo alterarse por bacterias afectando al ecosistema genital. 

Se puede usar entre dos y tres veces al día cuando hay una herida, infección y resequedad vaginal. Basta con un par de gotas para aplicarlo suavemente en cada parte del cuerpo que se necesita cuidar. 

Encuentra más información sobre el aceite de Pompeya aquí. 

Autora de la nota: @maria.jose.ca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − ocho =