¿Sexo en el embarazo? ¡Sí!

Tener sexo durante el embarazo siempre ha sido un tabú. Está cubierto de desinformación y un centenar de dudas al respecto. ¿Está bien hacerlo?, ¿podría hacerle daño al bebé?, ¿qué debo saber al respecto?, son algunas de las preguntas más comunes que rondan sobre este tema.

Para empezar, es importante señalar que el sexo es una serie de prácticas y experiencias más allá de la penetración y el coito. Disfrutar de la sexualidad erótica durante el embarazo es posible e inclusive ayudará a reforzar la intimidad con el cuerpo de sí. Pero primero lo primero: ¿es saludable tener sexo durante el embarazo?

Sexo no es sólo penetración

Generalmente hablando, un cuerpo con vulva disfruta del placer erótico más allá de la penetración. Estimulando y erotizando diversas zonas erógenas se puede disfrutar mucho más del sexo que tan sólo la penetración. Besar, lamer, presionar, acariciar, brindar calor/frío diversas partes del cuerpo –como el cuello, los pezones o el clítoris– puede ser mucho más excitante y placentero. Hay ocasiones en que pueden basar los abrazos y besos. 

En caso de que se desee penetrar con dedos, juguetes eróticos o pene, es importante saber que el bebé en desarrollo se encuentra bien protegido por el líquido amniótico del útero. De modo que ni la penetración ni la práctica sexual podrá afectar al bebé –siempre y cuando no haya complicaciones durante el embarazo. 

¿El sexo en el embarazo puede provocar un aborto?

No. 

Definitivamente no. 

El sexo durante el embarazo no provocará ningún aborto espontáneo. Es importante señalar que la mayoría de los abortos espontáneos suceden cuando el feto no se ha desarrollado normalmente. 

¿Existen mejores posiciones que otras?

Como hemos dicho antes, para disfrutar del erotismo no es necesaria una penetración. Diversificar las prácticas, como el sexo oral o la introducción de juguetes eróticos en la práctica con la pareja, puede abrir y mejorar la experiencia del sexo. En esos momentos, lo mejor es dejar fluir la creatividad disfrutando al máximo de la experiencia erótica. 

¿Y los preservativos?

Recordemos que los preservativos no sólo sirven para prevenir embarazos no planificados o deseados, también a reducir la incidencia de Infecciones de Transmisión Sexual –ITS–. De modo que, se incentiva usar preservativo si: 

    • No hay una relación consensuadamente monógama, 
    • Se desea tener penetración vaginal después de una penetración anal –es indispensable CAMBIAR el preservativo en caso de pasar de una penetración anal a una vaginal–, 
    • La presencia de una ITS previa. 

¿Cuándo no se recomienda tener sexo durante el embarazo?

Existen momentos en que no se recomienda tener sexo, ya que pueden ser contraproducentes para el estado de la gestante. Como por ejemplo, Mayo Clinic explica que “La estimulación mamaria, los orgasmos femeninos y ciertas hormonas en el semen llamadas prostaglandinas pueden causar contracciones uterinas.”

Otros momentos en que no se recomienda tener sexo con penetración son: 

  • Hay sangrado vaginal sin causa aparente, 
  • Se está perdiendo líquido amniótico, 
  • El cuello uterino comienza a abrirse prematuramente, 
  • Hay antecedentes de trabajo de parto prematuro. 
  • La placenta cubre parcial o totalmente la abertura cervical. 

En caso de tener más dudas al respecto, escríbenos a info@sensualintim.com. Recuerda que para disfrutar de la sexualidad sólo basta información fehaciente y desarrollar creatividad descubriendo qué nos genera placer.