Opiniones

Hay 17 productos.

Mostrando 1-17 de 17 artículo(s)

Filtros activos

Masturbadores

Masturbadores

 

Esta sección probablemente sea una de las grandes olvidadas ya que la cultura sexual que nos adoctrinan a veces pasa por alto temas como este.

Probablemente, hasta que no te pones a indagar un poco en el tema de los juguetes sexuales, todos solemos caer en el cliché de que sólo es necesario usar de estos productos cuando se trata de “meter algo”.

Sin embargo, en un juego sexual, hay dos lados y, por consiguiente, también hay un sector que puede requerir de usar estos elementos para crear fantasía.

Así pues, los hombres también pueden conseguir productos que ayuden a que las masturbaciones sean mucho más interesantes.  Así que por aquí te damos unas cuantas opciones para que pases de una masturbación tradicional, a algo que se adhiera un poco más a los tiempos que estamos viviendo.

 

Pero ¿qué es exactamente un masturbador?

Creo que estaremos todos de acuerdo cuando decimos que las sensaciones que puedas sentir de forma vaginal o anal a la hora de masturbarse no son las mismas si utilizas los dedos a que si utilizas un juguete sexual. Es obvio que en cualquiera de los casos vamos a llegar al orgasmo, pero es obvio admitir, que el viaje va a ser diferente.

Así pues, los hombres también tienen la opción y el derecho de crear un tipo de masturbación que se aleje de la tradicional en donde sólo la mano tiene el protagonismo.

 

En definitiva, los masturbadores consisten en tubos alargados con un diámetro justo para que el pene pueda ser introducido. Lo más importante es que, las paredes de dicho tubo tienen texturas diferentes y especialmente rugosas. Así pues, cuando un hombre introduce el pene en su interior, puede sentir como si en verdad lo estuviera introduciendo en una vagina.

En la mayoría de los casos, este tipo de aparato ya simula en su parte exterior, los labios de una vulva para que la ilusión sea más real, pero incluso podemos encontrar masturbadores que tienen forma de ano, o incluso de una boca, como si en verdad estuvieras apunto de realizar sexo oral.

 

Aparte de estos productos donde la función es más explícita, también podemos encontrar otros bastante más discretos pero que nos seguirán proporcionando una gran función.

Hablamos de los huevos. Consisten en un elemento que, como bien su nombre indica, posee forma de huevo, y que dispone de un agujero en uno de los laterales, permitiendo introducir un pene en su interior. Es mucho más moldeable que un masturbador corriente, y se estira muchísimo. Aun así, comparten algo con los masturbadores y es que ambos tienen la particularidad de una textura rugosa en su interior. De manera que, cuando vayas a masturbarte con un huevo, puedas llegar a imaginarte de forma más explícita y real que en realidad estás viviendo sexo oral o algo mucho más allá que tus simples manos.